Etapa de Implementar

Es el momento de desplegar tu idea, de activar acciones de desarrollo y ejecución para, por fin, poner en marcha tu solución.

Fases principales

Scrum

Es un proceso iterativo e incremental utilizado para la construcción de proyectos.

Podríamos decir que, en Scrum, se puede ver reflejada toda la filosofía de la Gestión de Proyectos Ágiles, ya que consiste en un método para trabajar en equipo a partir de iteraciones o Sprints. El objetivo del proceso de Scrum es controlar y planificar proyectos con un gran volumen de cambios de última hora, en donde la incertidumbre es elevada. Esta metodología nos permite: gestionar las expectativas del cliente de una manera efectiva y eficiente; hacer las cosas más ágilmente y mejor; que el equipo actúe más rápidamente sobre los resultados y que estos sean a su vez más productivos.

Encuentra todas las herramientas

En este glosario encontrarás todas las herramientas de la etapa de Implementar.

Kanban

Es una metodología ágil de gestión de proyectos, que organiza y coordina el proceso de manera visual.

Kanban nos permite visualizar el flujo de trabajo e identificar si hay y dónde están los “cuello de botella”. Podemos entender el propósito y funcionamiento de esta metodología a través de sus 6 principios:

    1. Visualizar el flujo de trabajo, mediante un Tablero Kanban.
    2. Limitar el “WIP” (las tareas en “Work in Progress”).
    3. Controlar y medir el flujo de trabajo.
    4. Establecer políticas expresas y transparentes.
    5. Realizar “Feedback Loops”.
    6. Trabajar mediante una dinámica de mejora y evolución.

    Encuentra todas las herramientas

    En este glosario encontrarás todas las herramientas de la etapa de Implementar.

    APRENDE CON NUESTROS

    CURSOS

    El espacio de aprendizaje para aprender herramientas y desarrollar tus habilidades de creación y desarrollo de nuevas soluciones de negocio.

    icono-banner-cursos

    Gestión de Proyectos Ágiles

    Los métodos de gestión ágil se basan en una filosofía de trabajo orientada a la continua entrega de valor al cliente y la realización de “ciclos de vida adaptativos”, con entregas incrementales. De tal manera que el feedback por parte del cliente es constante y el riesgo en torno al error es mucho menor, pudiendo aprender y realizar cambios en fase temprana. Se denominan adaptativos porque la solución final se desarrolla adaptándose sucesivamente a las soluciones intermedias (productos) y al feedback del cliente.

    Los ciclos adaptativos tienen dos características principales:

    • Son iterativos: El producto se desarrolla a través “n” ciclos repetitivos hasta alcanzar la solución deseada por el cliente.

    • Son incrementales: cada iteración genera un producto potencialmente entregable sobre el que se van añadiendo nuevas funcionalidades.

    Entre entrega y entrega se sucede entonces lo que se llama iteración o Sprint, cuyos resultados se utilizan como punto de partida de la siguiente iteración.

    En los métodos de gestión ágil, en lugar de crear una “Especificación de Requisitos” detallada antes de diseñar y desarrollar la solución, empezamos trabajando incremental e iterativamente sobre un número limitado de características, el resto de características que determinarán el alcance del proyecto van surgiendo a medida que el proyecto avanza.

    Al aplicar este tipo de marco de gestión en nuestros proyectos, podemos obtener los siguientes beneficios:

    • Limpieza temprana de fallos y errores del proyecto, ya que se basa en gestión de miniproyectos (iteraciones) en vez de un proyecto mayor, manifestando de manera temprana los problemas.

    • Responde a la realidad actual del mercado basada en un entorno cambiante e impredecible en la mayoría de ocasiones, siendo suficientemente flexible para adaptarse.

    • Garantiza un alto grado de calidad en los proyectos, debido a su enfoque y su constante realización de pruebas en busca de fallos y retroalimentación de información.

    • Garantiza la realización del producto correcto y acorde a las necesidades del cliente, basado en la necesidad de validación de cada incremento de producto.